Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Consejos para Ponerse Perfume

CONSEJOS PARA PONERSE PERFUME CORRECTAMENTE

Saber cómo ponerse perfume es algo básico. La elección y correcta aplicación de un perfume determinado se ha convertido en un elemento esencial en cuanto a nuestra imagen y belleza se refiere.

La importancia de usar una buena fragancia (y, por supuesto, usarla correctamente) no es menor que la de usar cualquier otro complemento de nuestro vestuario (bolso, joyas, reloj) e incluso de nuestra higiene personal (geles, cremas, etc.).

En este post, destinado tanto a mujeres como a hombres, te daremos unos cuantos consejos sencillos y muy útiles para la correcta utilización de los distintos perfumes y colonias.

A través de un buen manejo (saber bien dónde, cuándo y cómo ponernos el perfume) podremos optimizar los resultados de la aplicación de fragancias, tanto en lo referente a su duración como a la intensidad justa y deseada.

 

DÓNDE PONERSE EL PERFUME

En primer lugar, es fundamental elegir el lugar idóneo para echarnos el perfume. Algunas zonas de nuestro cuerpo son mucho más indicadas para la aplicación de fragancias que otras, tanto para mantener su olor intacto como para prolongar la duración del mismo.

Estos lugares son los llamados puntos de pulso.

LOS PUNTOS DE PULSO

Y os preguntaréis, ¿qué son los puntos de pulso? Bien, los puntos de pulso son las áreas de nuestro cuerpo donde los vasos sanguíneos están más cerca de la piel, por lo que la circulación sanguínea es más superficial y se produce una mayor temperatura corporal, lo que propiciará que tu perfume se perciba mejor y por más tiempo.

Una vez que sabemos qué son los puntos de pulso y por qué son las mejores zonas para ponernos perfume, debemos saber cuáles son y dónde se encuentran. Algunos puntos de pulso son:

  • El interior de las muñecas.
  • Detrás de las orejas.
  • La parte lateral del cuello.
  • Las clavículas (zona de los hombros).
  • Detrás de las rodillas.
  • La parte interior de los codos.
  • El ombligo.

Como podéis comprobar, algunas de estas zonas son las que siempre asociamos a la hora de echarnos un perfume o una colonia. Sin embargo, esta faceta no es tan conocida en muchas otras, y pueden ayudarnos a conseguir el efecto deseado perfectamente.

OTROS LUGARES DONDE PONERSE PERFUME

Otro lugar donde podemos echarnos perfume para que actúe de manera óptima y que no son puntos de pulso propiamente dichos es la espalda (al estar totalmente cubierta por la ropa la fragancia tendrá una mayor duración y su efecto no será tan fuerte como en otras zonas)

También podemos considerar la zona del bigote, pues este lugar es ideal para disfrutar más tú mism@ de la fragancia y si no quieres que la noten demasiado las personas a tu alrededor.

Echar perfume en el cabello

Los puntos de pulso son especialmente eficaces a la hora de aplicarnos fragancias en forma de extracto, aceites esenciales y perfumes concentrados. Si, por otra parte, lo que queremos usar es eau de parfum, también es recomendable echarlo en el cabello.

El perfume se aferrará a las fibras de tu pelo y el perfume durará un tiempo más prolongado. Asimismo, la fragancia se puede adherir a otros productos capilares como el champú o el acondicionador para conseguir un mejor resultado.

Para ponernos perfume en el cabello lo más recomendable es rociar el peine o el cepillo que vayas a utilizar para peinarte con un poco del producto. También podemos poner un poco en la mano o en una toalla y asegurarnos de que nos lo ponemos en todo el cuero cabelludo y no solamente en determinadas zonas.

Ah, y ojo con echarnos demasiado en el pelo, pues el alcohol que llevan estos productos puede secarlo.

DÓNDE NO PONERSE PERFUME

Por otra parte, los lugares donde NO debemos ponernos perfume de ninguna manera son las zonas donde sudamos en exceso, como las axilas. Esa mezcla de olores puede resultar explosiva, y no precisamente para bien…

Muchas personas piensan que aplicar el perfume directamente en la ropa es una buena idea. Siento decirles que no es así. Aparte de que el perfume actúa mejor si se pone sobre la piel (así el que olerás bien serás tú y no tu ropa), corres el riesgo de mancharla justo antes de salir de casa.

 

CUÁNDO PONERSE EL PERFUME

El mejor momento para echarnos el perfume es después de darnos una buena ducha. Como es obvio, el perfume actuará mejor si lo ponemos sobre una piel limpia.

También es importante que el agua que usemos esté bien caliente, pues así se abrirán nuestros poros. Es muy recomendable utilizar un gel de baño (o acondicionador en el caso del cabello) que no tenga aroma o cuya fragancia sea muy suave para que no se mezcle con la de nuestro perfume. Podemos escoger, por otro lado, productos cuyos olores se complementen.

HIDRATARSE LA PIEL: FUNDAMENTAL PARA PONERSE PERFUME

Otro de los motivos por los que es bueno ponernos el perfume tras una ducha es que ése es un gran momento para hidratarnos la piel. Aunque nos pueda parecer extraño, los perfumes actúan mejor sobre pieles grasas que sobre pieles secas.

Lo mejor sería usar una crema hidratante que conecte con la línea del perfume que nos vayamos a poner, pero en el fondo lo que realmente cuenta es que mantengamos nuestra piel bien hidratada. Atención: no debemos confundir una piel hidratada con una piel mojada.

Debemos secar muy bien nuestra piel después de ducharnos y antes de echarnos el perfume, pues si tenemos la piel húmeda el líquido podría resbalar por ella y no surtir efecto alguno.

Por supuesto, es importante recordar que es mucho más beneficioso aplicarnos el perfume antes de ponernos la ropa.

¿CUÁNTO DURA EL EFECTO DEL PERFUME?

Otra de las preguntas frecuentes que nos hacemos a la hora de ponernos perfume es: ¿cuánto dura la fragancia? Lo normal son unas 6 horas con un rendimiento pleno, es decir, que se puede distinguir su olor perfectamente. A partir de las seis horas mencionadas la fragancia empieza a disminuir. Es entonces cuando es recomendable volver a ponernos unas gotitas del producto.

 

CÓMO PONERSE EL PERFUME

El reputado experto en perfumes de los famosos grandes almacenes Bloomingdale’s, Howard Kreitzman, ha explicado en una entrevista para la revista Bussiness Insider que el error que más frecuentemente cometen los  hombres (aunque también lo cometen las mujeres) a la hora de ponerse perfume es el de usar demasiado. Esto es, más de 3 aplicaciones con el espray dosificador.

EL CÍRCULO DE AROMA

Lo ideal es que nuestro perfume se pueda oler solo desde nuestro llamado “círculo de aroma”, o lo que es lo mismo, el radio del círculo que formas al extender tus brazos. Ninguna persona que se encuentre más allá de este círculo imaginario debería poder notar nuestra fragancia.

Aparte de la ya indicada máxima de no ponernos más de 3 aplicaciones con el espray, es muy importante saber cómo realizar correctamente esas aplicaciones. En otras palabras, cómo ponerse el perfume. Lo excelente (y no utilizo este término por casualidad) es separar el aplicador de la zona en la que queremos ponernos perfume entre unos 13 y 18 centímetros.

Si lo acercamos mucho a la piel se pegará demasiado el aroma y podría resultar demasiado fuerte; si lo separamos en exceso corremos el riesgo de que este olor se note muy poco o directamente no se note.

Una buena forma de saber si te has echado demasiado perfume es si después de aplicarlo notas esa zona mojada. En ese caso te has pasado.

Si es así siempre puedes utilizar toallitas con alcohol (las toallitas de bebé de toda la vida) y jabón de manos para limpiar la zona y después volver a poner el perfume.

OTROS CONSEJOS ÚTILES SOBRE CÓMO PONERSE PERFUME

Es también muy importante no mezclar fragancias, pues el resultado puede ser desastroso. Igualmente hay que tener cuidado para no usar un desodorante con un aroma diferente o de un olor muy fuerte, pues puede dar al traste con el efecto de nuestro perfume.

Puede que tu perfume o colonia no venga en un frasquito con dosificador de espray. Entonces lo mejor es aplicar un poco en los dedos y dar golpecitos suaves en la zona deseada.

Por cierto, es importante esperar a que se seque antes de poner ropa encima.

¿Los perfumes caducan?

Por último, pero no por ello menos importante, hay que tener en cuenta que los perfumes, sí, tienen fecha de caducidad. El tiempo los degrada y hace que pierdan sus propiedades originales. Si en la caja no se indica cuándo sucede este hecho, si lo olemos y despide un olor demasiado intenso (incluso se puede dar que tenga un aroma parecido al del alcohol) es que muy probablemente esté deteriorado.

Un buen consejo para evitar la degradación de los perfumes es el de guardarlos en el refrigerador: así permanecerán como el primer día por más tiempo.

A modo de regalo os dejo aquí un vídeo cortito pero muy útil sobre cómo aplicar el perfume:

 

Y esto ha sido todo, espero que os haya sido de utilidad y si os ha gustado ya sabéis, ¡compartid!

¡Nos leemos!

 

 

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *